Diseñando el progreso educativo

Entrevista a Juliette LaMontagne,  para  The Design Observer , en su sección Change Observer, donde se aprecia, explica y entiende la importancia del diseño en ámbitos sociales y de impacto a futuro, así como su estrecha relación con múltiples disciplinas; y sobre todo, su impacto en los jóvenes y su educación.

Juliette LaMontagne, Ed.D., es una educadora de carrera: maestra de escuelas públicas en Nueva York, profesora y desarrolladora profesional en la Universidad de Columbia . Es miembro de TED Senior y consultor de innovación de la Red de la Escuela de Estudios Internacionales de Asia Society, el Centro para la Educación Profesional de Maestros y la Iniciativa de Prensa Estudiantil. Su nuevo proyecto, que se ha debatido recientemente con Change Observer, es Breaker.

Cuéntanos sobre el programa piloto que comenzaste este verano. ¿Qué es Breaker?

El objetivo de Breaker es manejar el aprendizaje alternativo y la innovación social movilizando equipos interdisciplinarios de colaboradores jóvenes creativos para ayudar a resolver algunos de los problemas más apremiantes en el mundo. Conectamos nuestros equipos de jóvenes de entre 18 y 24 años con líderes de pensamiento de todo el mundo y expertos en la industria para responder a retos mayores como, en el caso de nuestro verano piloto, el futuro del libro y su impacto en la literatura. Facilitamos un proceso creativo de resolución de problemas y enseñamos habilidades de emprendimiento para transformar las ideas en negocio.

Cada uno de los proyectos de Breaker es una colaboración de 12 semanas entre nuestro equipo, los visionarios que proponen el reto y expertos de la industria quienes ayudan en el proceso. Trabajamos con múltiples organizaciones asociadas con nosotros a lo largo de Nueva York para idear, construir y probar soluciones reales con un valor de mercado real.

En el proyecto ‘El Futuro del Libro’, nuestros visionarios tecno-bibliofílicos  Charlie Melcher de Melcher Media y Tom Uglow de Google Creative Labs, inspiraron al equipo a imaginar el futuro de los libros. Cuando les comisionamos el diseño de un producto o servicio que hiciera que los niños lean -y los motive a seguir haciéndolo- durante esa significativa edad de secundaria, cuando los niños entre 12 y 14 años adoptan la lectura como una práctica independiente o sólo para pasar el rato. Desde el principio, el equipo estaba preparado para hacer sus conceptos algo comercializable.

¿Cómo elegiste a tu equipo?

Reunimos un grupo con dominio en diferentes tipos de inteligencia, y no porque tuvieran una experiencia en particular en torno a la alfabetización de adolescentes. Tampoco sólo porque fueran diseñadores o empresarios. De hecho, sé que algunos de ellos dudaron en un principio sobre hasta qué punto sus habilidades podrían tener relevancia para lograr las metas del proyecto.

Buscamos pasión y curiosidad, y diversidad en el pensamiento, en lugar de las habilidades específicas o antecedentes deslumbrantes. Para el piloto, nos acercamos a DoSomethingBezos Scholars826 Valencia, Lead Now Initiative de Teach For America , y el ISSN de Asia Society. Nuestra intención es ampliar nuestro alcance y llegar a la gran y creciente cantidad de jóvenes en busca de experiencias para aprender actuando, con potencial de impacto social.

¿Qué pasó durante esas 12 semanas de trabajo?

El equipo comenzó a explorar el qué, dónde, cuándo, por qué y cómo los adolescentes se involucran con textos de todo tipo. Se investigó la demografía interior y exterior en las preparatorias de la ciudad de Nueva York y más allá, se entrevistó a chicos, expertos en alfabetización, bibliotecarios, maestros y padres de familia, y se hicieron los estudios pertinentes. En IDEO, comenzaron a desmembrar los datos y conocer el enfoque centrado en el ser humano al diseño. Cada fase subsiguiente del proceso desde la concepción hasta prototipo fue informada por las experiencias con socios de co-ubicación en MTVScratch, Fuseproject, Google y AOL Ventures, Laboratorios Q, así como asesores de numerosos patrocinadores y facilitadores que visitaron el campamento de Breaker del Metropolitan Exchange en Brooklyn Aprendieron a abstenerse de soluciones demasiado pronto, para estudiar el mercado y desarrollar métricas, a aceptar el fracaso como una forma de aprender, de construir relatos en torno a su producto y el usuario, para comunicar sus conceptos de manera clara y concisa. Al final, el equipo redujo sus conceptos a dos y los lanzó al edTech Accelerator Startl.

¿Qué resultados dio el piloto? 

Vemos a los participantes dejar Breaker con nuevas perspectivas y habilidades, y con productos listos para las pruebas de estrés y su desarrollo. Por lo tanto, aunque el proyecto ‘The Future of the Book’ llegó a su fin formal en agosto, algunos miembros del equipo, por su propia voluntad, siguen impulsándose con los productos de forma independiente. Ellos son MoBo: un servicio para recibir, compartir e involucrarse con las historias a través de mensaje de texto, y Unbound: un recurso de vídeos online generados por los usuarios. Ambos se encuentran en desarrollo, prueba de prototipos, y búsqueda de financiación inicial.

Hay legiones jóvenes subestimados, con nuevas perspectivas sobre viejos problemas, que sólo necesitan que se les pida, de manera específica, por sus contribuciones. Y cuando las personas ven el impacto de su capital creativo en el mercado, surge un nuevo tipo de emprendedor social para cambiar el mundo.

¿Ahora qué sigue para Breaker? 

‘Future of the Book’ es el primero de una serie única de proyectos de tres meses liderados por diferentes visionarios globales, con el apoyo de varios expertos de la industria. Cada nuevo proyecto se une un conjunto de diferentes colaboradores y un nuevo equipo. Estamos construyendo los próximos proyectos alrededor de  la Urban Micro Agriculture, dirigida por Majora Carter. Este equipo tiene la tarea de crear un producto o servicio, que prevé un nuevo papel para la micro agricultura urbana dentro de un ecosistema más amplio de consumo de alimentos y productos agrícolas, que convierte la jardinería urbana en la agricultura del emprendedor.

Dices que Breaker es un modelo de aprendizaje alternativo. ¿Qué quieres decir con eso? 

Un par de cosas: muchos jóvenes no están satisfechos con las experiencias educativas que fallan al conectar el contenido aprendido con las habilidades necesarias para la economía actual. Están buscando oportunidades para contribuir con un trabajo significativo con relevancia en el mundo real. A la luz de las perspectivas de empleo seguro y la creciente deuda de préstamos estudiantiles, algunos buscan oportunidades para complementar su trabajo de curso de la universidad, a otros que losuplantan. Estoy emocionado de ver el creciente número de vías de aprendizaje alternativas disponibles para los estudiantes que no han sido bien atendidos por la escuela tradicional – y contribuir interruptorde las opciones disponibles.

El aprendizaje en línea presenta algunas alternativas eficaces y sin duda ha cambiado nuestra idea de cómo y dónde a las personas se les enseña, pero los jóvenes todavía tienen que experimentar las desordenadas, matizadas negociaciones de trabajo colaborativo en contextos cara-a-cara. Del mismo modo, las redes en línea son importantes, pero los puntos de contacto cara-a-cara son a menudo lo que acciona el cambio de los esfuerzos de colaboración. Las redes de la vida real y los mentores (más allá delos maestros) son de vital importancia para los prospectos de empleo en el futuro. A través de Breaker,somos capaces de conectar una generación más joven a una red establecida de pensadores y hacedores para la clase de colaboraciones de alto contacto que complementan el mundo virtual.

¿De qué manera tu experiencia en enseñanza en aulas ayuda a formar el modelo Breaker?

Cuando se trabaja con estudiantes que no están motivados por sus calificaciones, se encuentran otras maneras de incentivarlos. En mi experiencia, si desafías a los estudiantes a dar resultados para el mundo real, apoyándolos con instrucciones sólidas en cada paso, pides rendición de cuentas, y mantienes una fé inquebrantable, ellos van a rendir y dar resultados. Aunque no pueden contribuir en partes iguales, ellos contribuirán en partes equitativas que benefician sus puntos fuertes; la totalidad de la colaboración creativa es mayor que la suma de sus partes – esto es lo que le falta a la cultura que apuesta todo.

¿Cómo es que el diseño influenció este modelo?

No fue hasta que empecé a asistir a TED en 2009, como becaria, que comencé a repensar mi larga historia con el aprendizaje basado en proyectos en términos del pensamiento de diseño y de la empresa social. Me encontré con que el diseño enfocado en el usuario requiere de la misma investigación rigurosa, entrevistas y trabajo empático que fue el centro de los proyectos en los que enseñé; aprecié la posibilidad inherente a fallar en una metodología iterativa. Me atrajo la idea de diseñar soluciones dentro de la las limitaciones del mercado. En pocas palabras, empecé a ver los problemas y sus soluciones, no sólo como un ejercicio académico, sino como oportunidades para el desarrollo de productos y servicios. Y vi el potencial educativo y empresarial para los estudiantes.

¿Existen modelos similares que estés buscando? 

Breaker se encuentra entre dos campos: organizaciones comprometidas con la incubación de los líderes jóvenes, ofreciendo formación integral de empoderamiento, ayudar a identificar las pasiones, la construcción de comunidades y el desarrollo de habilidades; y las incubadoras de empresas dedicadas a fomentar los productos nacientes y el joven talento detrás de ellos. Es evidente que los dos no son mutuamente excluyentes, sino Breaker propone un espacio entre ellos donde los colaboradores jóvenes y creativos tienen la tarea de resolver los retos en una experiencia de aprendizaje que culmina en una empresa social. El hecho de que nuestros participantes rara vez se identifican a sí mismos como diseñadores o empresarios es un punto a nuestro favor; soluciones nuevas a problemas muy arraigados demandan precisamente el tipo de ideas que vienen de un cierto grado de ingenuidad.

Para aprender más sobre Breaker, visita su sitio web.

Comments
One Response to “Diseñando el progreso educativo”
  1. Y habla sobre su estrecha relación con el columnista, con quien nunca se trató “como ahijado padrino”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: