10 minutos con Jamie McLellan

Esta interesante entrevista para Design Folio nos permite conocer un poco más a Jamie McLellan, diseñador de Nueva Zelanda que tiene una amplia experiencia en rubros del disño muy diversos, desde mobiliario, accesorios, electrónicos y artículos deportivos.

El diseñador Jamie McLellan tiene ya una reconocida carrera en el diseño. En paralelo con su rol como diseñador senior en Tom Dixon de Londres, McLellan ha diseñador una cantidad de productos que han sido aclamados internacionalmente. Su trabajo abarca mobiliario, transporte, iluminación, accesorios domésticos y de oficina. Ha trabajado en China, Londres, India y Nueva York, pero ahora regresa a su hogar: Nueva Zelanda. En esta cita en el centro de Auckland Jamie nos platica un poco de qué es lo que lo trajo de vueltas a estas costas y qué es lo que piensa para un futuro.

DF: Obviamente estás trabajando en muchísimos productos diferentes en este momento ¿puedes contarnos de algunos de ellos?

JM: Trabajo en el proyecto de una bicicleta con Avanti, en un kiosko de venta que algo así como un proyecto de micro-arquitectura, equipo de windsurf para Neil Pride, un expendedor de cerveza para Lion Nathan, un kayak que es un proyecto de iniciativa propia, una lámpara de piso de fibra de carbono para la marca residente de Simon James, una nueva silla para Fletcher Systems, una colección de mobiliario con Criterion, una comisión de muebles para las propiedades alpinas de Odin en Niseko… y además sigo haciendo algunas cosas junto a Tom Dixon. Creo que es todo.

DF: Sabemos que estás interesado en el diseño relacionado con los deportes, trabajas con una compañía de windsurfing, y una de bicicletas. ¿Cuál es tu meta máxima en este campo?

JM: Supongo que simplemente me gusta trabajar en cosas que me apasionan. El mobiliario obviamente me encanta, pero también soy un ávido ciclista, practico ski, windsurf y navegación. Me parece natural querer diseñar este tipo de objetos también. ¡Además significa que puedo tener buenas ofertas en el equipo! También produciendo diseños de mobiliario, me considero un Diseñador Idustrial/de Producto (tal vez con una sensibilidad hacia el moyendobiliario). Últimamente he querido construir una sede de diseño, que en parte sea conocida por su trabajo con altas marcas deportivas, incluyendo por supuesto a las de la industria marina. Nueva Zelanda, debo decir, parece ser el sitio ideal para ello.

DF: En tu opinión ¿cuál es la diferencia entre diseñar en China o Inglaterra?

JM: Al pasar tiempo trabajando en las regiones manufactureras del sur de China uno se da cuenta de la escala del consumo de Occidente. Para nada estoy en contra de hacer objetos, pero sí tengo conflicto con la forma en que podemos vivir nuestras vidas rodeados de tantas porquerías desechables, casi siempre de plástico o de sintéticos. Hace que se me enchine la piel. Esta sensación me ha llevado a trabajar en proyectos que considero sanos y dignos de ser producidos.

DF: Trabajas con  personas de todo el mundo, ¿puedes contarnos un poco sobre los proyectos internacionales en los que estás trabajando?

JM: Bueno, realmente sólo estoy trabajando en proyectos en Reino Unido, Estados Unidos, Japón y Nueva Zelanda. La mayoría de esos proyectos ya te los mencioné antes. Estoy intentando hacer más en Estados Unidos. Es un trabajo en progreso.

DF: ¿Cuál es la pieza de diseño que hayas hecho que más te guste? ¿Tienes un diseño favorito de alguien más?

JM: En realidad es algo difícil de decir, cada proyecto es muy distinto y los amo a todos por diferentes razones. A veces es el resultado final, otras veces es la gente con la que trabajas, o lo que aprende durante el proceso. Elegir un favorito es como preguntarle a una madre cuál es su hijo favorito. Es igual de difícil decirlo sobre los diseños de alguien más. Tal vez si sólo tuviera que pensar en cosas que he visto en las últimas dos semanas podría decir que me he enamorado de mi pequeño bote, un Farr 727. Siempre fanfarroneo sobre este diseño, la primera producción de un bote de quilla de Bruce Farr diseñado cuando él tenía sólo 26 años. Era muy moderno para su tiempo y sus líneas siguen siendo bellas después de 36 años. Y hablando de algo más moderno, sigo encantado con la colaboración de John Pawson y Luca Brenta en el yate B60. Exquisito.

DF: ¿Qué estimula tu proceso de diseño?

JM: La buena música, un escritorio limpio, café, la presión de un plazo de tiempo y una página nueva en mi cuaderno Black n’ Red.

DF: Has vivido en todo el mundo trabajando como diseñador, ahora que estás de regreso, ¿hay algún comentario que te gustaría hacer sobre la escena del diseño en Nueva Zelanda?

JM: Regresando a casa he aprendido a disfrutar el aislamiento y el espacio, tanto como pueda, con estos viajes al extranjero. De hecho no creo que sea tan difícil trabajar bien así como la gente puede pensar. Mientras que podemos no tener un acceso tan fácil a los compradores de diseño, todo lo que necesitamos para generar grandes ideas es lo que esté al alcance de nuestras manos. Por experiencia, sé que conseguir placas de acero cortado con láser, tubos de fibra de carbono, hilos de aluminio y componentes de cableado del centro de Londres o Nueva York es mucho más difícil!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: