Los nuevos paradigmas de la innovación

La relación del Diseño y la cultura empresarial y organizacional van de la mano. Desde siempre ha sido necesario comprender el delicado equilibrio que hay entre estos factores, y actualmente, aún más debido a una variable determinante: la innovación. No podemos quedarnos atrás; si queremos avanzar  es imposible ignorar este factor. En este artículo para Innovation Excellence, Paul Hobcraft habla un poco acerca de la innovación para el futuro, el aprovechamiento de las nuevas tecnologías de la comunicación y cómo aplicarlo a nuestras capacidades creativas y el éxito de un producto.

Hay muchos grandes cambios ocurriendo alrededor de las actividades de innovación. El simple hecho de que la innovación ha sido expuesta, y que individuos y organizaciones simplemente puedan explorar fuera de los paradigmas existentes nos ofrece algo que todavía tenemos que comprender y digerir. Esto es una sacudida total para todos.

En segundo lugar, la innovación va cada vez más rápido, en el mejor de los casos, pero se espera que se pase de la idea o concepto al lanzamiento final cada vez en menos tiempo. Como dicen… “No se puede tener uno sin el otro”. La abierta innovación permite potencialmente esta reducción de tiempos pero todavía nos rezagamos en nuestras organizaciones para la cosecha de resultados. ¿Por qué? Seguimos estancados en estructuras previas, sistemas y procesos diseñados para desarrollos internos que fueron creados para tiempos distintos.

Necesitamos dos cosas realmente críticas, realmente rápido.

La velocidad de cambio necesita agilidad. Necesitamos aprender a adaptarnos, anticipar y dirigir el cambio antes de que él nos dirija a nosotros. Construir una compañía ágil para manejar lo impredecible y la construcción creativa son necesarios. Además, necesitamos reconocer las habilidades y capacidades necesarias en este mundo cambiante deben ser distintas a las que día a día la gente aplica. Necesitamos más capacidades dinámicas: la habilidad de entender qué es lo que se necesita y aplicar esas capacidades en los retos que se nos presentan.

El pasado simplemente se ha ido frente a tus ojos

Cuando te detienes a pensar, después de respirar profundo, reflexiona sobre lo que acaba de pasar en los últimos treinta años desde donde pusiste énfasis para la innovación. Antes que nada, enfócate en la eficiencia a través de la innovación, luego aplica calidad al proceso, después agrega flexibilidad (cadenas de suministro más ligeras, procesos de producción más inteligentes) y finalmente pasar a una innovación más abierta. Esta jugada rápida, o compresión de la innovación no ha sido demandada, a veces simplemente no se lleva a cabo; o cambia y desaparece.

¿Cuál es el futuro en un objetivo de innovación?

Hemos bordeado la innovación de diseño, todavía intentamos unir el producto y el servicio, construimos más modelos autónomos de negocio y experimentamos con los medios de comunicación sociales que parecen convertirse en la innovación social del producto -la práctica del aprovechamiento de los principios sociales de Informática y tecnologías de apoyo al proceso de desarrollo de productos-. Debemos esforzarnos para manejar plataformas colaborativas, así como manejar proyectos que ofrecen paradigmas de cambio de mercado y de su escala. Hay algo más grande, yendo más allá, quizás.

Lo quebrantador, radical y volátil parece ser una realidad

Parece que estamos en una verdadera tormenta de cambio. El cambio provocado por el sobre-consumismo, la eliminación rápida y exigente, además, productos mejorados a precios cada vez más bajos. Esto no es sólo una carrera hacia el fondo donde se esconde la mercantilización, sino que agotamos nuestros recursos, nuestro planeta y a nosotros mismos. Nos enfrentamos a momentos muy inquietantes y necesitamos estar equipados para lidiar con ello de una manera ágil con nuestras capacidades y competitividad. Estamos en una carrera en la que eventualmente nadie gana. Debemos cambiar esa carrera.

Necesitamos un cambio de paradigma real

El problema es que nada se detiene, simplemente se sigue moviendo a un ritmo cada vez mayor. No se puede consolidar, no podemos experimentar todo lo que nos gustaría y no podemos esperar y ver. Todos estamos aprendiendo sobre la marcha y para hacer esto tenemos que ser muy ágiles,acumular nuevas capacidades y competencias a medida que avanzamos, a menudo sobre la marcha. La innovación se ha vuelto nuestra rueda de ardilla, tal vez. ¿Podemos permitirnos bajarnos para hacer un cambio real de paradigmas? ¿Cuál sería?

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: