Postproducción de la Visualización del Diseño

Hay una parte muy importante, ya sea como Diseñadores Industriales, Arquitectos, Decoradores o Interioristas: lo que pasa después de que tenemos lista la visualización de nuestros proyectos.

Frecuentemente, en estos campos laborales es sencillo saber presentar nuestros trabajos visualmente por medio de renders, fotografías o casi cualquier medio de digitalización, pero no siempre nos fijamos en realmente detallar la manera en que los presentamos ante los demás y cómo llegamos a difundirlo.  Normalmente no le damos importancia.

Pero ya sea que de profesión uno tenga cualquiera de estos títulos, o que tal vez seas Diseñador Gráfico, Diseñador Web o Fotógrafo hay un campo laboral que poco se explora: la Postproducción en el Diseño. No se trata sólo de tomar fotos bonitas o hacer renders bien ejecutados; siempre hay un modo de ir más allá y vender de una mejor manera las ideas a presentar. Un buen ejemplo, lo encontramos en el trabajo de Den Brooks, en Cargo.

Existen pocos diseñadores que completan su desempeño puliendo la postproducción, así que existen algunos otros que se dedican de lleno a ello. Aprender a utilizar al 100% un renderizador no basta; el talento se potencializa la pulir las habilidades técnicas. Es importante explorar, comentar y compartir mejor nuestras ideas.

A la hora de comunicar los diseños con impacto, debemos controlar y documentar fielmente cada paso del proceso. Nuestra información –que en este caso es el diseño o creación- bien producida y postproducida puede ayudarnos a comprender nuestro objetivo,  a ir directos al grano y a revelar las conexiones, patrones e historias ocultas bajo la superficie. No se trata de simplificar, sino de optimizar la imagen de lo que tenemos concebido.

El material que se aprenda a producir no sólo se trata de imágenes, también incluye en muchos casos material audiovisual y de promoción web, es por ello que diferentes disciplinas pueden intervenir en su realización; con mucha libertad, pero también precisión.

En los ejemplos mostrados se puede apreciar cómo sería la conjunción de diferentes acciones específicas de las distintas disciplinas relacionadas con el Diseño Industrial. Se incluye un poco de lo que podría haber sido Fotografía, Interiorismo, Iluminación, etc. Se trata de representar la calidad diseñada en calidad producida.

Aquí el punto es impulsar a la gente a ejecutar correctamente la Post-producción, y que no se limite sólo a lo gráfico, sino que se  vuelva algo más interactivo para crear una experiencia con el público. Volverlo algo interactivo, tal vez. El hincapié en el trabajo conjunto de especialistas gráficos con audiovisuales y web parece ser la clave de un buen equipo que se dedique a este campo tan poco explorado.

Al final, todo ello nos ayuda a establecer el nexo correcto con nuestro cliente final, y en cierto punto lograr conexiones con potenciales consumidores de nuestros productos (si es que somos los Diseñadores directos) o servicios (si es que decidimos dedicarnos de lleno a la Post-producción).

Si dicen que una imagen vale más que mil palabras, ¿cuánto valdrá una Post-producción excelentemente ejecutada?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: